RESULTADOS 2016 DIVISIONES Y FAMILIAS DE PRODUCTOS GRUPOS DE INTERÉS

Mercados y bolsa

Mercados y bolsa

Entorno macroeconómico

En 2016, la economía mundial ha mostrado desaceleración en el crecimiento en un entorno caracterizado por el fuerte descenso de los precios del petróleo en la primera mitad del año, menor inversión privada e inflación reducida en áreas desarrolladas, volatilidad y fuerte depreciación en algunas divisas de áreas emergentes, tensiones geopolíticas, entre otros. De este modo, según estimaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI), el PIB global ha crecido un +3,1% en 2016, por debajo del +3,2% en 2015 y del +3,4% en 2014, siendo el nivel más bajo desde 2009.

Asimismo, el ámbito marco y los mercados financieros se han visto influenciados por las diferentes políticas monetarias llevadas a cabo por los principales bancos centrales. En Estados Unidos la subida de tipos por parte de la Reserva Federal y las expectativas de repunte de la inflación, especialmente por los precios del petróleo, han provocado un avance en los tipos de interés a largo plazo. En Europa, el riesgo de deflación ha llevado al Banco Central Europeo a adoptar medidas de expansión cuantitativa y reducir tipos de interés hasta nuevos mínimos.

El menor crecimiento viene explicado por las áreas desarrolladas cuyo PIB ha mostrado un menor ritmo de expansión, con +1,6% en 2016 frente a +2,1% en 2015. Por el contrario, las áreas emergentes con una tasa del 4,1% se han mantenido estables frenando cinco años consecutivos de desaceleración, países como Rusia y Brasil, aún en recesión en 2016, han mostrado menor debilidad que en 2015, mientras que China sigue con su proceso de aterrizaje y estabilización.

China, la segunda economía mundial ha continuado su proceso de ralentización en el crecimiento aunque desde tasas muy elevadas, se estima que en 2016 el PIB del país ha crecido a una tasa del +6,7%, en una economía que se encuentra en una fase de transición hacia un modelo de crecimiento más sostenido impulsado por la demanda doméstica. Si bien, a finales del año, las perspectivas han ido mejorando impulsadas por las medidas de estímulo implantadas en el país. Por otro lado, durante el año destaca la debilidad de su divisa frente a los principales pares, así como la salida de capitales del país y la reducción de reservas en moneda extranjera.

En Estados Unidos, el PIB ha reducido su crecimiento al +1,6% frente al +2,6%, un punto de descenso causado menor inversión en inventarios por parte de las corporaciones, gasto gubernamental, consumo privado, y por la debilidad de las exportaciones ante la debilidad de la demanda global y un US$ que se ha mantenido fuerte. Sin embargo, la evolución del país ha ido de menos a más, mostrando mejor comportamiento el crecimiento en la segunda mitad del año. Por otro lado, Estados Unidos sigue destacando por la fortaleza del mercado laboral, que ha creado empleo de forma consistente a lo largo de 2016 reduciendo la tasa de desempleo del 5,0% a diciembre de 2015 al 4,7% a diciembre de 2016.

En la Unión Europea el crecimiento continúa moderado y con una ligera desaceleración con respecto a 2015, en 2016 se estima un avance del PIB del 1,7% frente al 2,0% de 2015, el crecimiento viene impulsado un año más por la demanda interna, mientras que el FMI apunta a que la debilidad de los balances de los países y corporativos impiden nueva inversión. Sigue destacando en el crecimiento España con una expansión del 3,2%, también contribuyen positivamente Reino Unido (+2,0%), Alemania (+1,7%) y Francia (+1,3%).

El riesgo de deflación ha estado latente durante gran parte del año en la Zona-Euro; si bien, la inflación ha repuntado en la parte final del año hasta el +1,1% en diciembre de 2016 frente al +0,2% en diciembre de 2015, debido principalmente a los precios de la energía. Un año más, se consolida la creación de empleo, con la tasa de desempleo descendiendo a cierre de diciembre al 9,6% frente al 10,5% en 2015, 11,6% en 2014 y 12,0% en 2013. 

Para 2017, el FMI espera recuperación en el crecimiento mundial tras dos años consecutivos de desaceleración con una tasa del +3,4% en el PIB. Expectativa sustentada por la mejora en las perspectivas en las áreas desarrolladas gracias a un mejor comportamiento en la segunda mitad del 2016, así como por la normalización en las economías emergentes. Van a seguir siendo catalizadores del crecimiento las áreas emergentes con un avance esperado del +4,5% frente al +1,9% de áreas desarrolladas, con Brasil y Rusia saliendo de dos años de recesión.

El propio organismo apunta como factores que podrían afectar en sus estimaciones al alza  políticas de estímulo mayores en USA y China, y a la baja el deterioro de las condiciones financieras mundiales, el empeoramiento de las tensiones geopolíticas, y una desaceleración más grave en China.


Mercados bursátiles

En 2016 el comportamiento de los mercados bursátiles ha sido muy volátil y ha estado marcado por una multitud de efectos, aumentando en algunos casos la aversión al riesgo y la caída de las bolsas, especialmente en la primera mitad del año. Destacan: Un entorno de desaceleración en términos de crecimiento, la fuerte caída de los precios del petróleo, divergencia en políticas monetarias, depreciación y volatilidad en divisas de varios países emergentes frente al € y al US$, y elementos políticos, especialmente la inesperada victoria de la opción de abandono de la Unión Europea en el referéndum británico.

Sin embargo, en la última fase del año los mercados de renta variable han recuperado terreno negativo ante la ligera mejora de las expectativas económicas mundiales, o los planes de inversión en infraestructuras de la nueva administración norteamericana; impulsándose especialmente la bolsa norteamericana que ha batido máximos históricos. Todo esto, aparcando en alguna medida riesgos económicos y geopolíticos que han penalizado las Bolsas durante el año, pero que no han desaparecido.

En este contexto, las bolsas han reflejado  un comportamiento no correlacionado: el índice estadounidense  S&P500 cerró el año con una subida de +9,5%, en Europa el Euro Stoxx 600 descendió un -1,2% y el IBEX 35 un -2,0%, mientras que el DAX alemán subió un +6,9% y el CAC francés un +4,9%. 


La acción de Viscofan

La acción de Viscofan está admitida a cotización en los mercados bursátiles españoles de Madrid, Barcelona y Bilbao. Asimismo, la acción que cotiza en el mercado continuo desde su salida a bolsa en Diciembre de 1986, pertenece al Índice Ibex35, al Índice General de la Bolsa de Madrid (IGBM) y forma parte del segmento de Bienes de Consumo, del subsector de Alimentación, así como al índice Euro Stoxx Food & Beverage y al índice Eurostoxx 600.

En 2017 la acción de Viscofan ha sido incluida en el índice BCN Profit-30,  que agrupa a las 30 cotizadas del Ibex 35 con mayores beneficios.

La acción de Viscofan cerró el ejercicio 2016 con una cotización por título de €46,86, un descenso interanual del 15,8% y que se reduce al 13,3% una vez incluidos los dividendos distribuidos en el año. La cotización media diaria en el año fue de €49,47 y la capitalización bursátil de Viscofan asciende a €2.183MM a cierre del año 2016.

En el conjunto del año se han negociado más de 54,7 millones de acciones de Viscofan, un 117% del total de las acciones en circulación, con un efectivo negociado de 2.707 millones de euros, equivalente a un promedio diario de €10,5 millones.



Creación de valor para el accionista

El Grupo Viscofan cuenta con una trayectoria demostrada de desarrollo de un modelo de negocio sólido y flexible que genera un flujo de efectivo permitiendo llevar a cabo proyectos de inversión para mejorar la creación de valor, que es compartida con los accionistas en efectivo, manteniendo al mismo tiempo una estructura de balance sólida.

En este sentido, el mercado de valores continúa reconociendo la creación de valor del Grupo Viscofan, y se combina con el compromiso del Grupo de retribuir al accionista. De este modo, en los últimos diez años el retorno anual medio ha sido del 13% y del 14% teniendo en cuenta la retribución al accionista. Analizando la creación de valor en el tiempo esta es mayor para el accionista que mantiene las acciones de Viscofan durante mayor periodo de tiempo. Por ejemplo:

Un accionista que invirtió 1.000 euros en acciones de Viscofan a cierre de diciembre de 2011, y las vendió 5 años después a cierre de diciembre de 2016, cobró 1.640 euros, asimismo en ese periodo cobró 209 euros en concepto de dividendos, un retorno combinado de 85%. 

Un accionista con mayor horizonte de inversión que invirtió en Viscofan hace 10 años, si compró 1.000 euros en acciones de Viscofan a cierre de diciembre de 2006, y las mantenía a 31 de diciembre de 2016, su inversión valía 3.280 euros, asimismo en estos 10 años ha cobrado 630 euros en concepto de dividendos, un retorno combinado de 291%.


El Grupo Viscofan sigue mirando hacia delante en su propuesta de creación de valor. En este sentido, 2016 ha sido el primer año del plan estratégico MORE TO BE 2016-2020 y que conlleva el objetivo de liderar los principales mercados de envolturas en servicio, tecnología y coste. Objetivo ambicioso y que implica un esfuerzo inversor, con €86,7 millones destinados a inversiones en el ejercicio y sin pedir esfuerzos adicionales a los accionistas a la vez que se mantiene un balance sólido.

La fortaleza financiera y operativa y el Resultado Neto histórico permiten seguir incrementando la remuneración al accionista. De este modo, la remuneración propuesta por el Consejo de Administración para el ejercicio 2016 asciende a €1,45 por acción, un 7,4% superior a la distribuida en 2015 y supone repartir un total de €67,6 millones, equivalente a un 54% sobre el total del Resultado Neto atribuido al Grupo Viscofan. 

En términos de rentabilidad, el dividendo total propuesto para 2016 supone un 2,9% sobre el precio medio de cotización de la acción durante el año. 


Viscofan, sus accionistas y la comunidad inversora

Viscofan a través del departamento de Relación con Inversores y accionistas, tiene dentro de sus objetivos crear valor para la comunidad de inversores mejorando la accesibilidad, la transparencia informativa, y poniendo a su disposición la información relevante para una mejor comprensión de la compañía, sus resultados, su estrategia y sus operaciones.





Canales de comunicación

Viscofan pone a disposición de la comunidad inversora multitud de canales de comunicación: la presentación en seminarios y eventos realizados por la comunidad financiera, roadshows con inversores institucionales ya sea impulsados por la compañía o por brokers, presentación de resultados, Junta General de Accionistas, visitas concertadas en las oficinas centrales de Viscofan, llamadas telefónicas a un número de teléfono dedicado exclusivamente a la atención de inversores y accionistas, disposición de correo electrónico, los comunicados y la información pública periódica realizada a la CNMV,  así como la información publicada en la página web www.viscofan.com, especialmente en el apartado de Relación con Inversores en el que Viscofan pone a disposición del público las últimas noticias, hechos relevantes, informes y las presentaciones trimestrales de resultados, informe anual, evolución de la cotización de la acción, etc… 

Durante 2016 el apartado de la página web de Relación con Inversores y sus distintas secciones han tenido 102.000 visitas. 

El esfuerzo en comunicación llevado a cabo todos estos años ha sido reconocido por la comunidad inversora. Institutional Investor en sus “All European Executive Team” otorgó a Viscofan en 2016 el 1st CEO for Sell-Side and 2nd Best CEO combined, y 3rd IR for Sell-Side del sector Paper & Packaging. También en años anteriores, en 2015 el 2nd Best IR for Sell-Side y en 2012 como 1st Best IR profesional for the Sell-Side en el sector de packaging y food respectivamente.

Es importante la comunicación bidireccional, puesto que las preguntas e inquietudes de la Comunidad Financiera son tenidas en cuenta y transmitidas dentro de la compañía, permitiendo tener una visión más global de la misma. En 2016 las preguntas más frecuentes han estado relacionadas con la evolución del primer año del plan estratégico MORE TO BE, la remuneración al accionista, la debilidad del mercado de envolturas brasileño, el impacto de la variación de los tipos de cambio, las inversiones realizadas, especialmente en las tecnologías de fibrosa y plásticos.

Viscofan mantiene una fluida comunicación con los mercados financieros, de modo que en 2016 un total de 18 compañías de análisis, tanto nacionales como internacionales cubrieron de manera recurrente la compañía. En este sentido, más de 100 informes de analistas fueron publicados en 2016 sobre Viscofan.

  • Alantra Equities
  • Intermoney
  • BBVA
  • JB Capital Markets 
  • Bekafinance
  • Kepler-Cheuvreux
  • Berenberg
  • Mirabaud
  • BPI
  • Renta 4
  • Caixabank
  • Sabadell
  • Exane BNP Paribas
  • Santander
  • Fidentiis
  • SG
  • Haitong Securities
  • UBS

Tras la presentación en marzo de 2017 de los resultados del ejercicio 2016 y perspectivas 2017, el consenso de analistas presentaba el siguiente perfil:  un 56% de las recomendaciones mantener el valor, un 17% comprar, 11% sobreponderar, 11% infraponderar y 5% vender.

En paralelo, durante 2016 Viscofan ha mantenido 251 encuentros presenciales con inversores, tanto accionistas como no accionistas interesados en la compañía, en 2015 fueron 282, 282 en 2014, 293 en 2013 y 207 en 2012. Estos encuentros han sido realizados en las propias oficinas centrales del Grupo y en plazas financieras, concretamente en 2016 Viscofan ha tenido reuniones en 12 plazas distintas, al igual que en los tres años anteriores, esta diversidad de plazas es consecuencia de la diversificación geográfica de la estructura accionarial, con inversores en más de 25 países de todo el mundo.


PRINCIPALES DATOS BURSÁTILES DEL AÑO

Esta página web utiliza cookies para realizar análisis de uso y medición con el objetivo de mejorar su visita. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o bien conocer cómo cambiar la configuración de su navegador en nuestro Aviso Legal y Política de Cookies. Aceptar